Blogia

LA OTRA MEMORIA

SOTO DE ALDOVEA (A 2 km. de Torrejón de Ardoz).

SOTO  DE  ALDOVEA (A 2 km. de Torrejón de Ardoz).

Traducido del Alemán, según la investigación hecha por el Cónsul de Noruega en Madrid, D. Félix Schlayer. En los días siguientes a los fusilamientos del 8 de noviembre de 1936, en el lugar citado)

El río es muy hondo y sus orillas están muy pobladas de árboles y matorrales. Me fue sospechoso este camino en el cual, sin embargo, no había huellas de carruajes que hubiesen podido reconocerse, ya que no había llovido hacía tiempo. A nuestras preguntas con precaución, por los autobuses que hubiesen llegado el pasado domingo, declararon con timidez unas mujeres que estaban sentadas delante de una casa cercana al Castillo, que ellas eran forasteras, como que habían sido traídas de sus pueblos en aquellos días, y que no habían observado ni oído nada.

Seguimos río arriba pasando por una pequeña casa aislada; allí estaba en casa sola, por suerte, la mujer. Ella contó con toda libertad que el domingo por la mañana llegaron de Madrid una buena cantidad de autobuses llenos de hombres y que torcieron por el mencionado camino. Al poco rato dijo que había empezado una fusilería que duró toda la mañana: que había sido en el lecho del río muy cerca del Castillo, que el lunes temprano había llegado otra vez un solo autobús con algunos más.

Seguimos entonces por el camino hasta el Castillo y observamos el cauce del río, a causa de la espesura de la arboleda no pudimos llegar al sitio a pie, fuimos en el coche entonces al Castillo en el que entré.

Allí estaba el guarda de un establecimiento de Remonta que había sido instalada en la hacienda; pregunté por un responsable que, por suerte, no se hallaba allí. Entonces pregunté al soldado de guardia (un miliciano) a boca jarro, donde estaban enterrados los hombres fusilados el domingo, dando el hecho por conocido.

El hombre inició una descripción algo confusa del camino. Le dije que era más sencillo que viniese conmigo y me enseñara el sitio, a lo que él, obediente, colgó el fusil y nos llevó.

Aproximadamente a unos 150 metros del Castillo bajó a una zanja profunda y seca que conduce desde el Castillo al río.

Era el llamado caz, una antigua acequia de riego. Allí empezaba en el fondo de ese foso un amontonamiento de tierra reciente de unos dos metros de altura; señaló en aquella dirección y dijo: “ Aquí empieza”.

Un fuerte olor de podredumbre emanaba del suelo, en el que se percibían ciertas irregularidades, como miembros que sobresalían; todavía en un sitio asomaban unas botas.

Solamente una leve capa de tierra había sido echada sobre los cuerpos. Seguimos el foso, en dirección al río. La tierra recién removida y la correspondiente elevación del terreno era de unos 300 metros de longitud; esto significaba, pues, la tumba de 500 a 600 hombres. Como pude todavía sonsacarle al miliciano, parece ser que los autobuses, según iban llegando, paraban en la parte alta de la pradera, siendo cada diez hombres atados de dos en dos y desposeídos de sus objetos, haciéndoseles bajar así al foso, donde inmediatamente eran fusilados, en tanto que los diez siguientes bajaban, y los milicianos arrojaban tierra encima de los anteriores. Es indudable que como este procedimiento bestial de asesinato fueron enterrados una gran cantidad de heridos graves, que aún no habían muerto, bien que en algunos casos se disparaba el tiro de gracia.

Después de la guerra, fueron exhumados un total de 414 cadáveres y llevados a una fosa excavada a tal efecto junto a las demás fosas, en el Cementerio de los Mártires de Paracuellos.

ESPAÑOLES PERDONAD, PERO NO OLVIDEIS

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ORACIÓN POR LOS ASESINADOS EN PARACUELLOS DEL JARAMA

ORACIÓN POR LOS ASESINADOS EN PARACUELLOS DEL JARAMA

 70 ANIVERSARIO

EN MEMORIA DE LOS MILES DE ESPAÑOLES ASESINADOS EN PARACUELLOS DEL JARAMA, SIENDO EL MÁXIMO RESPONSABLE EL GENOCIDA SANTIAGO CARRILLO SOLARES, EL CUÁL SIGUE EN LIBERTAD POR LAS TIERRAS DE ESPAÑA, GRACIAS A LA INOPERANTE JUSTICIA QUE PADECEMOS.

Señor, Dios de los Ejércitos, cuya mano da a los hombres la vida o la muerte, en la victoria o en la derrota.

Acuérdate, Señor, de los que, defendiendo Tu fe, cayeron envueltos con Tu nombre en los campos del honor.

Señor, Dios de los Cielos, esencia de amor y de paz, acuérdate de quienes en la lucha por el triunfo de Tu amor entre los humanos, dejaron sus cuerpos rotos en el camino del martirio, ofreciendo sus vidas con serenidad y resignación.

Señor, Dios de Justicia, principio y fin de todas las cosas, acuérdate de quienes imitaron el sacrificio de Tu Hijo, muerto en la Cruz, por la redención del mundo, ofrendando el sagrado tributo de su juventud generosa, para hacer mejores a los que quedemos.

Señor, Tú que sabes lo efímero de esta vida, bendice los sueños de los que cayeron. Ten en Tu divina presencia a los que tanto te amaron, amando tanto a la Humanidad. Guíalos por Tu Reino para que desde los luceros inspiren nuestros actos y Tu nombre sea bendecido y alabado por los siglos de los siglos. Así sea.

† † † † † †

La Hermandad de Nuestra Señora de los Caídos de Paracuellos de Jarama, suplica una oración por sus Caídos del Camposanto de los Mártires de Paracuellos.

 Por los que abrieron el arca santa de la tradición y sembraron la doctrina inmaculada con el sacrificio de sus vidas.

Por los que empaparon con su sangre el suelo bendito de la Patria, dejándonos la más preciada herencia de su Fe Católica.

Por todos los ‘granos de mostaza’ que fueron inmolados en la tierra de Paracuellos de Jarama en 1936, por Cristo y por España.

 

¡CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA!

 

¡¡PRESENTES!!

YO FUI ROJO

YO FUI ROJO

 

Desde que descubrí su web en mi ansia de conocer y conocer y en el empeño en que me puse un día en encontrar gentes y webs que pensaran igual o casi igual que yo sobre la invasión de inmigrantes y las iniciativas que se estaban realizando, la visito frecuentemente en las secciones favoritas como son Vox y Noticias sobre inmigración, aparte de haberla recomendado a gente que no sabia de su existencia.

Aunque parezca mentira, yo provengo (aunque hace 18 años que deje la militancia activa) de lo que se denomina 'extrema-izquierda'; SI!: yo pertenecí en los años 80 a un partido radical, con ideas revolucionarias, lo clásico: pocos votos, mucho voluntarismo, y por supuesto perseguidos aun siendo 'legales'.


Se preguntarán muchos qué hago yo ahora y qué pienso... Pues pienso lo mismo, mi sensibilidad social sigue con los de abajo, pero con los de abajo de España, con los españoles entre los que he nacido y moriré, con los que me aman y me odian, con los que trabajan cada día y con los que engrosan las listas del INEM, con los que ven como el país y todo lo conseguido por el 'estado del bienestar' ya no es para quien lo ha generado con sus impuestos sino para el primer elemento que
aparezca por la puerta, ilegal o legal.


El bochorno que me produce de unos años para acá la invasión de inmigrantes, con todo lo que en esta sección, por ejemplo, se refleja como consecuencias, no me han dejado más opción que la de abrazar la idea del nacionalismo español, alejado de patrioterismos trasnochados (respetando a los que lo sean), y siendo tan socialista, tan revolucionario como antes, pero con la idea de que no solo hay que defender a la clase trabajadora sino a la Nación como conjunto de pueblos, culturas, lenguas e historia, una argamasa que nos hace sentir algo dentro del todo... No quiero que mi país acabe siendo el próximo miembro de la Organización de Estados Africanos, ni que Europa empiece en los pirineos... Porque pienso que un país es un legado de los que antes estuvieron aquí y nos lo dejaron para que, mejorándolo y desarrollándolo, se lo entreguemos a los que vengan detrás... Pero
¿qué les vamos a dar si no paramos la inmigración ya!?, ¿Un país con los servicios sociales y sanitarios colapsados?, ¿Un país con leyes islámicas?...


La verdad es que ya no soporto a los de la 'izquierda' ni en foto... se me ponen los pelos de punta al ver cómo están completamente en otro mundo, colaborando tan contentos a la destrucción de los derechos de los trabajadores conquistados en décadas, y haciendo que la gente normal y corriente sea quien pague el pato de la inmigración , tal y como en la sección de Vox Populi puede leerse... Veo las manifestaciones de todos ellos, con sus pintas de salvajes, tatutados, piercingados, rastarizados, considerando cultura el tocar los bongos, o el hacer malabarismos con dos bolos... acompañados de sus hermanos los inmigrantes a los que están dando todo... Es que no lo soporto, por patético.

Parece mentira que se haya llegado en España a ese grado tal de degeneración por parte de la izquierda, de importarle un pimiento los trabajadores españoles y considerar que es lo mismo un español que un inmigrante, con los mismos derechos e incluso más éstos invasores, no vaya a ser que se les acuse de racistas.


Con esta carta quiero dejar bien sentado que la lucha contra la inmigración es algo que no se basa en una ideología concreta sino en el sentido común, de ver como los cimientos de nuestra casa común, España, están siendo carcomidos por gente de fuera con la ayuda de gente de dentro... sin ningún tipo de vergüenza ni reparo.


Yo que he sido perseguido por mi ideología, soy el que más apoya y respeta las demás, y lamento decir que los que hablamos contra la inmigración somos los perseguidos como si fuéramos nosotros los que robamos, matamos, extorsionamos, violamos las leyes o nos chupamos de teta que no nos corresponde...

  

Y yo que no ha mucho tiempo fui el más izquierdista de todos, y hay pruebas de ello, ahora digo que me siento más a gusto y orgulloso estando donde estoy, estando con quien estoy, viendo las webs que veo, luchando por lo que lucho, compartiendo ideas y opiniones con quien las comparto y honrado de poder decir, dentro de varias décadas, 'yo estuve allí, yo me decidí en buena hora a participar en aquella lucha por mi pueblo y mi nación, por el suelo que piso y por el bienestar de las personas de bien, trabajadores y honrados...'


Yo no he traicionado ninguna de mis antiguas ideas; sigo defendiendo a los obreros españoles, pero eso sí, de la forma en que ninguno posiblemente de mis ex-camaradas se les ha ocurrido aún, rechazando la inmigración y pensando que creo que el tan cacareado 'internacionalismo proletario' no creo que sea el trasladar a todos los muertos de hambre de un país a España para que rebajen cotas salariales, sociales, culturales, y laborales de los españoles, trabajar más por menos, en definitiva...

Son otros los que han abandonado a los currantes españoles, dejándolos desamparados ante la ingente oferta de mano de obra barata y esclava que supone la inmigración (legal e ilegal)... Yo afortunadamente nunca he fumado los porros (es más nunca he fumado tabaco) que sin duda toda esa izquierda tan solidaria lleva décadas metiéndose y posiblemente tengan el cerebro ablandado porque sigo sin comprender su actitud hacia la inmigración tan absolutamente marciana e irreal, jugando con el destino de una nación forjada en siglos, con una historia y cultura increíble, variada, rica y admirada por medio mundo, y con el futuro de los españolitos que de seguir así serán una minoría dentro de varias generaciones y estarán arrinconados en su propio país.

Alguno pensará que me 'cambié' de 'bando' por motivos económicos, que quizás ayer era comunista y ahora soy joyero, forrado de pasta y que quiero defender mi negocio... o que disfruto de las ventajas de ser funcionario de por vida, con sueldete y vida resuelta... o que estoy instalado en la opulencia, pues lamento desmoronar tal idea o sospecha porque estoy sin trabajo desde hace tiempo y
tengo dificultades para conseguirlo... por lo que no soy el clásico 'ayer rojo protestón' y hoy 'burgués acomodado en sillón azul' que se divierte escribiendo estas cosas y despotricando contra los pobrecitos inmigrantes, mientras ordena comprar o vender acciones desde su teléfono móvil...

Hace años que no voto, con mi estrenada mayoría de edad en el 82 voté al PSOE (el gran timo), luego a mi partido y la ultima vez que fui a votar fue en el año 91 creo a IU; después de eso en las urnas no se me ha vuelto a ver el pelo ni se me verá... sino es para votar a un partido nacional que esté claramente contra la inmigración... Aquí en Cáceres no se presentó nadie así a las regionales /municipales por lo que me quedé con las ganas... Pero deseo fervientemente que surja la alternativa viable a este desastre que se nos avecina... Me ha alegrado mucho el éxito de Plataforma Por Cataluña porque posiblemente es el inicio del camino... Todos unidos, sin peleas de niños, para conseguir restablecer la dignidad y los derechos de los ciudadanos / as Españoles / as. No solo es electoral la lucha contra la inmigración, pero sí necesaria. O rectifican (si es que ya la cosa tiene solución) o se encontrarán dentro de unos años con algo que no les va a gustar nada... que en otros países ya se dieron cuenta del peligro y en España, aunque lo tenemos más difícil por la ausencia de libertad de expresión, poco a poco iremos conquistando terreno.
  

Gonzalo Rogelio M. - Cáceres

 

EL SILENCIO DE LOS VERRACOS

EL SILENCIO DE LOS VERRACOS

Silencio culpable, premeditado, ominoso. La conjura de los silencios, la censura por omisión, denunciada hace ya veinte años por la exquisita Mercedes Salisachs en un admirable artículo publicado en República de las letras y reproducido sin rubor por el diario dinástico, que no se dió por aludido. La táctica del mutismo, muchas veces peor y más dañina que el ataque. Callar lo que no interesa, para dejar al personal en ignorancia. Una de las formas de ejercitar la represión de las ideas ajenas y de las verdades históricas sin que se vean ni la inquina ni el lápiz rojo del censor, habitual hoy en los llamados medios «informativos».

El pasado marzo, el Papa beatificó a 223 víctimas de la persecución religiosa padecida en España durante la guerra civil. La beatificación más numerosa de la historia, consecuencia de un exterminio tambien sin precedentes: ni los cristianos del siglo IV sufrieron matanzas de semejante magnitud y tamaña crueldad. Entre los martirizados había sacerdotes, monjas, maestros, empresarios, labriegos, ancianos, gentes de múltiple condición social, unidas entre sí por su fé católica, a la que no renunciaron jamás y por la que entregaron sus vidas.

Eso lo han contado los periódicos. Sin embargo, ni en ellos ni en las radios ni en los telediarios se hizo mención alguna de quienes les sacrificaron, de cuál era la identidad de los asesinos y el bando en que militaban. Mártires de la guerra civil, se ha dicho, sin más. La ignorancia histórica de la juventud actual y aún de otra generación anterior, les habrá dejado ayunos de conocimiento. Porque no he leído ni oído un sólo comentario donde se dijera que les martirizaron los rojos o, como ahora suele decirse, los republicanos y, si prefieren concretar, los comunistas, los anarquistas de la FAI y de la CNT, los milicianos socialistas, aquella serie de facinerosos que sació su odio contra la iglesia incendiando templos (con sus correspondientes tesoros artísticos), destruyendo conventos y masacrando a personas que creían en Dios y así lo manifestaban.

¿Mártires de la guerra civil? Sí, claro. Pero más exactamente de la revolución marxista, contemplada en silencio cómplice y, por tanto, tácitamente consentida por el Gobierno republicano, ése que los seudohistoriadores sectarios o sencillamente ignaros consideran todavía depositario de la «legitimidad democrática». No se quieren enterar de que autores tan dispares como Stanley G. Payne, o Salvador de Madariaga, o Pío Moa hace muchos años que coincidieron en que, al menos, a partir de mayo de 1936, España dejó de ser un Estado de Derecho, las instituciones democráticas perdieron toda vigencia, y el poder y la autoridad quedaron en el arroyo. De donde los tomaron las que, como disculpa estúpida, suelen denominar los escritores del «Frente Popular de la Cultura» (Ricardo de la Cierva dixit) masas «incontroladas». ¿Incontroladas? Más bien armadas primero por el propio Gobierno republicano y toleradas después durante tantos meses que resulta ridículo querer exculpar a ese Gobierno de su absoluta, indiscutible responsabilidad .

Se han dado curiosas reacciones en muchos de los comentarios dichos o publicados en ocasión de la beatificación de los mártires de la revolución roja. Bastantes políticos de la izquierda, algunos mercenarios de la pluma (más bien del ordenador) protestaron con vehemencia porque la decisión del Papa «reavivaba los enfrentamientos de la guerra civil». Estos mismos, semanas antes, aplaudían fervorosamente la peregrina propuesta de que el Parlamento condenase el alzamiento «fascista» del 18 de julio; eso, por lo visto, no reavivaba nada. El Partido Popular no adoptó una postura demasiado decorosa ante tamaña monstruosidad histórica. Notoriamente, al señor Aznar no le gusta mojarse en estos temas, aunque sobre los crímenes de los milicianos marxistas haya dejado, en sus Memorias, críticas durísimas y hasta dicterios indisimulados Azaña, tan apreciado por el señor presidente del gobierno.

Umbral aportó su grano de veneno en un artículo lamentable publicado en su habitual columna de «El Mundo», para acusar al Papa de «mantener abierta la llaga de la guerra civil». Y esto lo dice un escritor que anualmente publica alguna novela sobre esa guerra, claro que contándola a su aire y sin escarmentar por la escasa audiencia que alcanzan sus libelos. Y que cada tres o cuatro días azuza el rencor y reabre la llaga en su columna diaria, cargada de odio y falsedades.

Tampoco ha faltado un jesuíta metiendo baza en la cuestión. Juan García Pérez se llama y no es fácil identificarle por sus apellidos. Este se acogió a las páginas de ABC, ahora tan generosas en la elección de sus colaboradores de la izquierda, para decir que la beatificación «conlleva una cuota inevitable de riesgo». Tras preguntarse por qué murieron y por qué los mataron (sin citar explícitamente a quienes les mataron) el jesuíta hace suya la crítica a la Iglesia española escrita por un representante de la «tercera España» (cuyo nombre no facilita) ya que, al estallar la guerra civil «debió haber abierto los brazos como Jesucristo a derecha e izquierda». Bien que los abrieron millares de miembros de esa Iglesia, para recibir en sus pechos de cristianos los balazos de los asesinos. Para terminar, cita «con el deseo de ahondar en la reconciliación» una frase de Azaña: muy adecuado el personaje, dadas sus ideas sobre la religión católica, su jerarquía, su clero y los mismos jesuítas.

En plena demencia histórica, no puede ya asombrar que haya aparecido un libro, La iglesia de Franco, que disparata sobre la actitud de la Iglesia católica ¡precisamente durante la guerra civil! Porque al período 1936/39 se ciñe tan mezquina obra. Resulta que la represión nacional (pág. 238) fue apoyada por la Iglesia católica. Reconoce que en la zona republicana hubo algunos asesinatos de religiosos; pero sin comparación con la crueldad desplegada «por los otros». En fin; más de trescientas páginas de insensateces y falacias.

Bien sabemos que los verracos (o los bellacos) a cambio del profundo, inescrutable silencio que guardan para libros y autores ajenos a su
ideario, magnifican hasta el paroxismo estas muestras de historia trucada. El asesinato de Lorca, por ejemplo, ha sido contado, escenificado, hecho película, repetido en la televisión y agotado hasta la saciedad en el papel impreso. En cambio cuando se cumplió el aniversario del nacimiento de don Pedro Muñoz Seca, un diario que en tiempos fué órgano de la ortodoxia católica, para degradarse a poco de la trasición y terminar desapareciendo, publicó una nota biográfica; tras citar sus principales obras, terminaba con un lacónico «murió en 1936». Los ayunos en historia (que son la inmensa mayoría de los ciudadanos) pensarían que quizás de tifus.

Así se van contando ahora las cosas del ayer. Esperemos que reaparezca la veracidad.

Fernando Vizcaíno Casas

ASESINADOS POR LA BANDA SEPARATISTA - TERRORISTA ETA

ASESINADOS POR LA BANDA SEPARATISTA - TERRORISTA ETA

Jose Pardines Arcay
Meliton Manzanas Gonzalez
Fermin Monasterio Perez
Eloy Garcia Cambra
Jose Humberto Fouz Escobero
Jorge Juan Garcia Carneiro
Fernando Quiroga Veiga
Juan Antonio Bueno Fernandez
Luis Carrero Blanco
Jose Luis Perez Mogena
Gregorio Posada Zurron
Manuel Perez Vazquez
Martin Duran Grande
Antonio Alonso Palacin
Maria Jesus Arcos Tirado
Felix Ayuso Pinel
Francisca Baeza Alarcon
Baldomero Barral Fernandez
Gerardo Garcia Perez
Francisco Gomez Vaquero
Antonio Lobo Aguado
Manuel Llanos Gancedo
Luis Martinez Martin
Mª Josefina Perez Martinez
Concepción Perez Paino
Mª Angeles Rey Martinez
Jeronimo Vera Garcia
Argimiro Garcia Estevez
Luis Santos Hernandez
Jose Diaz Linares
Jose Ramon Moran Gonzalez
Andres Segovia Peralta
Fernando Llorente Roiz
Domingo Sanchez Muñoz
Mariano Roman Madroñal
Ovidio Diaz Lopez
Carlos De Arguimberri Elorriaga
Francisco Exposito Camio
Demetrio Lesmes Martin
Esteban Maldonado Llorente
Juan Jose Moreno Chamorro
Jesus Pascual Martin
German Aguirre Irausegui
Manuel Lopez Triviño
Antonio Echevarria Albizu
Manuel Vergara Jimenez
Victor Legorburu Iberreche
Julian Galarda Ayastuy
Emilio Guezala Aramburu
Manuel Albizu Idiaquez
Angel Berazadi Urbe
Vicente Soria Blasco
Jesus Mª Gonzalez Ituero
Jose Luis Mantinez Martinez
Miguel Gordo Garcia
Antonio Frutos Sualdea
Luis Carlos Albo De Las Llamos
Juan Maria Araluce Villar
Jose Maria Elecegui Diaz
Alfredo Garcia Gonzalez
Antonio Palomo Perez
Luis Francisco Sanz Flores
Constantino Gomez Barcia
Antonio Galan Aceituno
Manuel Orcera De La Cruz
Javier Ybarra Berges
Valentín Godoy Cerezo
Antonio Hernandez Fernandez-Segura
Angel Rivera Navarron
Augusto Unceta Barrenechea
Jose Diaz Fernandez
Joaquin Imaz Martinez
Julio Martinez Ezquerro
Jose Manuel Baena Martin
Manuel Lemus Noya
Joaquin Ramos Gomez
Miguel Raya Aguilar
Jose Vicente Del Val Del Rio
Jose Maria Panizo Acedo
Esteban Beldarrain Madariaga
Andres Guerra Pereda
Alberto Negro Viguera
Miguel Angel Iñigo Blanco
Manuel Lopez Gonzalez
Juan Antonio Marcos Gonzalez
Martin Merquelan Sarriegui
Francisco Martin Gonzalez
Jose Maria Portell Manso
Domingo Merino Arevalo
Jose Javier Jauregui Bernaola
Juan Antonio Perez Rodriguez
Juan Manuel Sanchez-Ramos Izquierdo
Jose Garcia Gastiain
Alfonso Estevas-Guilmain Muñoz
Aurelio Salgueiro Lopez
Jose Antonio Ferreiro Gonzalez
Lorenzo Soto Soto
Jose Zafra Regil
Ramiro Quintero Avila
Francisco De Asis Liesa Morote
Anselmo Duran Vidal
Angel Pacheco Pata
Jose Benito Diaz Garcia
Elias Garcia Gonzalez
Ramon Muiño Fernandez
Alberto Villena Castillo
Luis Carlos Gancedo Ron
Luciano Mata Corral
Andres Silverio Martin
Epifanio Benito Vidal Vazquez
Ignacio Olaiz Michelena
Juan Cruz Hurtado Fernandez
Jose Luis Legasa Ubiria
Rafael Recaola Landa
Mariano Criado Ramajo
Luis Candendo Perez
Leucio Revilla Alonso
Jose Rodriguez De Lama
Francisco Mateu Canoves
Jose Benito Sanchez Sanchez
Bejamin Sancho Legido
Elias Elexpe Asandoa
Eliodoro Arriaga Ciaurre
Alejandro Hernandez Cuesta
Manuel Leon Ortega
Gabriel Alonso Perejil
Angel Cruz Salcines
Jose Maria Sarrais Llasera
Vicente Rubio Ereño
Juan Jimenez Gomez
Saturnino Sota Argaiz
Diego Fernandez-Montes Rojas
Joaquin Maria Azaola Martinez
Pedro Garrido Caro
Jose Maria Arrizabalaga Arcocha
Lisardo Sampil Belmonde
Jose Luis Vicente Canton
Jose Luis Vicente Canton
Francisco Berlanga Robles
Jose Maria Herrera Hernandez
Cosntantino Ortin Gil
Ciriaco Sanz Garcia
Hortensia Gonzalez Ruiz
Antonio Ramirez Gallardo
Miguel Garcia Poyo
Francisco Gomez Gomez-Jimenez
Francisco Mota Calvo
Jesus Ulayar Liciaga
Esteban Saez Gomez
Jose Fernando Artola Goicoechea
Felix De Diego Martinez
Jose Diez Perez
Jose Antonio Vivo Undabarrena
Sergio Borrajo Palacin
Benito Arroyo Gutierrez
Miguel Chavarri Isasi
Jose Maria Maderal Oleaga
Antonio Recio Claver
Pedro Fernandez Serrano
Adolfo Mariñas Vence
Miguel Orenes Guillamont
Juan Bautista Peralta Montoya
Gines Pujante Garcia
Dionisio Imaz Gorostiza-Goiza
Olegario Domingo Collazo Melon
Juan Batista Garcia
Pedro Ruiz Rodriguez
Juan Diaz Roman
Jose Miguel Maestre Rodriguez
Antonio Peña Solis
Antonio Perez Garcia
Jesus Abalos Gimenez
Lorenzo Gomez Borrero
Luis Gomez Hortiguela
Agustin Laso Corral
Luis Berasategui Mendizabal
Andres Varela Rua
Angel Baños Espada
Hector Abraham Muñoz Espinoza
Diego Alfaro Orihuela
Francisco Medina Albala
Jesus Maria Colomo Rodriguez
Moises Cordero Lopez
Emilio Lopez De La Peña
Antonio Pastor Martin
Miguel Angel Saro Perez
Jose Manuel Amaya Perez
Dorotea Perting
Jose Manuel Juan Boix
Juan Luna Azol
Jesus Perez Palma
Guadalupe Redondo Vian
Dionisio Rey Amez
Juan Jose Tauste Sanchez
Antonio Nieves Cañuelo
Manuel Ferreira Simois
Antonio Lopez Carrera
Aureliano Calvo Val
Jose Maria Perez Rodriguez
Modesto Carriegas Perez
Julian Ezquerro Serrano
Aurelio Perez-Zamora Camara
Loenzo Gonzalez-Valles Sanchez
Sixto Holgado Agudo
Luis Maria Uriarte Alzaa
Pedro Goiri Rovira
Alfonso Manuel Vilariño Doce
Carlos Sanz Biurrun
Antonio Mesa Portillo
Manuel Fuentes Fontan
Fernando Espinola Rodriguez
Antonio Ales Martinez
Angel Garcia Perez
Pedro Sanchez Marfil
Juan Cruz Montoya Ortueta
Jesus Garcia Garcia
Sebastian Arroyo Gonzalez
Jesus Velasco Zuazola
Francisco Moya Jimenez
Jose Miguel Palacios Domiguez
Alfredo Ramos Vazquez
Luis Dominguez Jimenez
Juan Manuel Roman Moreno
Alfredo Diez Marcos
Jose Gomez Martiñan
Jose Gomez Trillo
Antonio Marin Gamero
Jose Martinez Perez Castillo
Victorino Villamor Gonzalez
Angel Astuy Rodriguez
Miguel Rodriguez Fuentes
Ignacio Arocena Arbelaiz
Eugenio Saracibar Gonzalez De Durana
Jose Luis Ramirez Villar
Jose Artero Quiles
Damaso Sanchez Soto
Enrique Aresti Urien
Jose Piris Caballo
Eugenio Lazaro Valle
Luis Martos Garcia
Jose Torralba Lopez
Rufino Muñoa Alcalde
Jose Oyalga Marañon
Jesus Vadaurre Ollita
Jose Espinosa Viscarret
Jose Antonio Moreno Nuñez
Ramon Baglieto Martinez
Jesus Holgado Sabio
Jose Manuel Rodriguez Fontana
Dionisio Villadangos Calvo
Ceferino Peña Zubia
Francisco Puig Mestre
Francisco Ruiz Fernandez
Tomas Sulibarria Goitia
Angel Postigo Mejias
Jose Pablo Garcia Lorenzo
Julio Santiago Exposito Pascual
Luis Maria Hergueta Guinea
Joaquin Becerra Calvente
Antonio Gomez Ramos
Aurelio Navio Navio
Ramon Ledo Taboada
Francisco Lopez Bescos
Mario Gonzalez Blasco
Jesus Maria Echeveste Toledo
Antonio Fernandez Guzman
Basilio Altuna Fernandez Arroyobe
Jose Maria Urquizu Goyoaga
Antonio Garcia Argente
Mariano Gonzalez Huergo
Miguel Hernandez Espigares
Alfonso Martinez Bella
Ramon Coto Abad
Jose Ignacio Ustaran Ramirez
Benito Morales Fabian
Sergio Canal Canal
Jesus Hernando Ortega
Jose Antonio Merenciano Ruiz
Avelino Palma Brioa
Angel Prado Mella
Jose Luis Vazquez Platas
Carlos Garcia Fernandez
Lorenzo Motos Rodriguez
Jaime Arrese Arizmendirrieta
Felipe Extremiana Unanue
Juan Manuel Garcia Cordero
Juan De Dios Doval Mateo
Jose Maria Perez De Orueta
Julio Cesar Castrillejo Perez
Modesto Garcia Lorenzo
Miguel Lasa Arrubarrena
Arturo Lopez Hernandez
Angel Retamar Nogales
Jose Alberto Lisalde Ramos
Sotero Mazo Figueras
Miguel Zunzunegui Arratibel
Vicente Zorita Alonso
Juan Garcia Leon
Aurelio Prieto Prieto
Carlos Fernandez Valcarcel
Miguel Garcia Baraibar
Joaquin Martinez Simon
Miguel Angel San Martin Fernandez
Jose Javier Moreno Castro

Antonio Diaz Garcia
Jose Luis Oliva Hernandez
Leopoldo Garcia Martin
Jose Maria Ryan Estrada
Jose Luis De Raymundo Moya
Ramon Romero Rotaeche
Jose Luis Prieto Gracia
Juan Costas Otamendi
Vicente Sanchez Vicente
Francisco Frances Garzon
Luis Cadarso San Juan
Oswaldo Jose Rodriguez Fernandez
Antonio Noguera Garcia
Manuel Rodriguez Taboada
Guillermo Tevar Saco
Jose Olaya De La Flor
Manuel Sanchez Borrallo
Esteban Alvarez Merayo
Maria Jose Garcia Sanchez
Luis Parra Urbaneja
Ignacio Ibarguchi Erostarbe
Juan Manuel Martinez Castaños
Pedro Martinez Castaños
Magin Fernandez Ferrero
Luis Miranda Blanco
Ovidio Ferreira Martin
Joaquin Gorjon Gonzalez
Felix Galindez Llano
Santiago Gonzalez De Paz
Manuel Hernandez Seisdedos
Benigno Garcia Diaz
Benjamin Fernandez Fernandez
Jose Fragoso Martin
Modesto Martin Sanchez
Cristina Monica Illarramendi Ricci
Agustin Martinez Perez
Alfonso Maside Bouzo
Ramiro Carasa Perez
Vicente Garcia Lopez
Pablo Fernandez Rico
Angel Pascual Mugica
Antonio Huegun Aguirre
Luis Manuel Allende Porrua
Daniel Enriquez Garcia
Rafael Vega Gil
Jose Luis Fernandez Pernas
Jose Aybar Yañez
Juan Antonio Garcia Gonzalez
Alberto Lopez-Jaureguizar Poncela
Miguel Garrido Romero
Vicente Gomez Duarte
Antonio Cedillo Toscano
Alfonso Lopez Fernandez
Jesus Ordoñez Perez
Juan Seronero Sacristan
Emilio Fernandez Arias
Jose Giemenez Mayoral
Gregorio Hernandez Corchete
Cesar Uceda Vera
Domingo Garcia Gonzalez
Francisco Gonzalez Ruiz
Victor Lago Roman
Carlos Manuel Patiño Casanova
Juan Ramon Joya Lago
Jaun Manuel Garcia Mencia
Manuel Lopez Fernandez
Miguel Mateo Pastor
Benicio Alonso Gomez
Ramon Iturriondo Garcia
Anibal Izquierdo Emperador
Joaquina Patricia Llanillo Borbolla
Aniano Sutil Pelayo
Pedro Barquero Gonzalez
Maria Dolores Ledo Garcia
Julio Segarra Blanco
Eduardo Vadillo Vadillo
Juan Maldonado Moreno
Jesus Blanco Cereceda
Manuel Francisco Garcia San Miguel
Ramiro Salazar Suero
Manuel Peronie Diez
Arturo Quintanilla Salas
Pablo Sanchez Cesar
Manuel Benito Jose
Alberto Martin Barrios
Jose Pulido Pavon
Angel Flores Jimenez
Alfredo Jorge Suar Muro
Jose Reyes Corchado Muñoz
Candido Cuña Gonzalez
Lorenzo Mendizabal Iturrarte
Manuel Carrasco Merchan
Angel Martinez Trelles
Antonio De Vicente Comesaña
Jose Antonio Julian Ballano
Francisco Javier Collado Azurmendi
Pablo Garraza Garcia
Eduardo Navarro Cañada
Guillermo Quintana Lacaci
Miguel Francisco Solaun Angulo
Pedro Ortiz De Urbina Garayalde
Jose Naranjo Martin
Bernardo Perez Sobrino
Jose Verdu Ortiz
Jesus Alcocer Jimenez
Tomas Palacin Pellejero
Juan Jose Visiedo Calero
Antonio Velasco Benito
Angel Rodriguez Sanchez
Juan Flores Villar
Luis Ollo Ochoa
Diego Torrente Reverte
Angel Zapatero Antolin
Manuel Vicente Gonzalez Vilorio
Alberto Aznar Feix
Antonio Torron Santamaria
Juan Rodriguez Rosales
Jose Maria Martinez Martinez
Victoriano Collado Arribas
Agustin David Pascual Jove
Jose Luis Veiga Perez
Vicente Gajate Martin
Juan Sanchez Sierro
Joseph Couchot
Mohamed Hamed Abderrahaman
Luis Alberto Asensio Pereda
Juan Enriquez Criado
Francisco Javier Fernandez De La Justicia
Pedro Garcia Suarez
Jose Larrañaga Arenas
Agapito Sanchez Angulo
Ricardo Tejero Magro
Angel Facal Soto
Carlos Diaz Arcocha
Jesus Ildefonso Garcia Vadillo
Maximo Antonio Garcia Kreinle
Luis Navarro Izquierdo
Juan Jose Uriarte Orue
Maximo Diaz Bardera
Francisco Rivas Lopez
Moises Herrero Luengo
Alfredo Aguirre Belascoain
Jose Martinez Parens
Francisco Miguel Sanchez
Esteban Del Amo Garcia
Juan Garcia Jimenez
Jose Millarengo De Bernardo
Vicente Romero Gonzalez-Calatayud
Eugenio Recio Garcia
Ignacio Montes Abal
Estanislao Galindez Llano
Juan Merino Antunez
Antonio Jesus Trujillo Comino
Fausto Escrigas Estrada
Agustin Ruiz Fernandez De Retana
Fernando Amor Calvo
Jose Exposito Afan
Eugene Kent Brown
Clement Perret
Felix Gallego Salmon
Isidoro Diez Raton
Juan Manuel Ibarzabal Duque
Rafael Melchor Garcia
Jose Herrero Quiles
Mario Manuel Leal Baquero
Juan Atares Peña
Alejandro Saenz Sanchez
Cristobal Colon De Carbajal Maroto
Manuel Trigo Muñoz
Jose Antonio Alvarez Diez
Jose Ignacio Aguirrezabalaga De La Granja
Alberto Alonso Gomez
Juan Jose Caton Vazquez
Vicente Javier Dominguez Gonzalez
Juan Carlos Gonzalez Rentero
Juan Mateos Pulido
Enrique Moreno Arguilea
Manuel Fuentes Pedreira
Juan Caballero Porral
Antonio Ramos Ramirez
Francisco Casillas Martin
Ricardo Saenz De Inestrillas Martinez
Carlos Vesteiro Perez
Carlos Jose Marrero Sanabria
Francisco Muriel Muñoz
Carmelo Bella Alamo
Juan Ignacio Calvo Guerrero
Jose Calvo Gutierrez
Miguel Angel Cornejo Ros
Javier Esteban Plaza
Andres Fernandez Pertierra
Jesus Maria Freixes Montes
Jose Joaquin Garcia Ruiz
Jesus Gimenez Gimeno
Angel De La Higuera Lopez
Santiago Iglesias Godino
Antonio Lancharro Reyes
Adrian Gonzalez Revilla
Ignacio Mateu Isturiz
Jose Maria Picatoste Gonzalez De Chavarri
Mª Dolores ("Yoyes") Gonzalez Catarain
Angel Barcelo Naranjo
Angel Gonzalez Pozo
Rafael Garrido Gil
Daniel Garrido Velasco
Mª Jose Teixeira Gonçalves
Daniela Velasco Martinez De Vidaurreta
Julio Sanchez Rodriguez
Genaro Garcia De Andoain Larrinaga
Francisco Royo Gimenez
Jose Antonio Peña Medina
Jose Angel Ramos Saavedra
Manuel Rivera Sanchez
Mª Luisa Sanchez Ortega
Antonio Gonzalez Herrera
Juan Fructuoso Gomez
Felix Peña Mazagatos
Mª Teresa Torrano Francia
Carmen Pascual Carrillo
Milagros Amez Franco
Mª Rosa Baldellou Mestre
Sonia Cabrerizo Marmol
Susana Cabrerizo Marmol
Felipe Caparros Ubierna
Teresa Daza Cecilia
Mª Paz Dieguez Fernandez
Mª Emilia Eyre Dieguez
Mercedes Manzanares Servitja
Mª Del Carmen Marmol Cubillo
Matilde Martinez Dominguez
Rafael Morales Ocaña
Mercedes Moreno Moreno
Consuelo Ortega Perez
Luisa Ramirez Calanda
Luis Enrique Salto Viñuales
Barbara Serret Cervantes
Jose Valero Sanchez
Xavier Valls Bauza
Jordi Vicente Manzanares
Silvia Vicente Manzanares
Pedro Galnares Barrera
Antonio Angel Lopez Martinez Colmenero
Antonio Ligero Hec
Rafael Mucientes Sanz
Cristobal Martin Luengo
Manuel Avial Garcia
Federico Carro Jimenez
Vicente Montova Salazar
Wenceslao Maya Vazquez
Maria Cruz Yoldi Orradre
Antonio Mateo Melero
Pedro Angel Alcazaz Martos
Jose Ignacio Ballarin Cazaña
Silvia Ballarin Gay
Esther Barrera Alcaraz
Miriam Barrera Alcaraz
Rocio Capilla Franco
Emilio Capilla Tocado
Mª Carmen Fernandez Muñoz
Mª Dolores Franco Muñoz
Jose Gomez Solis
Jose Pino Arriero
Silvia Pino Fernandez
Pedro Ballesteros Rodriguez
Luis Azcarraga Perez-Caballero
Francisco Espina Vargas
Antonio Gomez Osuna
Sebastian Aizpiri Leyaristi
Francisco Javier Zabaleta Azpitarte
Antonio Fernandez Alvarez
Jose Antonio Ferri Perez
Pedro Antonio Fonte Salido
Martin Martinez Velasco
Jose Luis Barrios Capetillo
Francisco Herrera Jimenez
Ramon Bañuelos Echevarria
Julio Gangoso Otero
Juan Jose Pacheco Cano
Cristobal Diaz Garcia
Jaime Bilbao Iglesias
Luis Delgado Villalonga
Jose Aldaolea Abaitua
Jose Antonio Barrado Recio
Engraciano Gonzalez Macho
Jose Calvo De La Hoz
Juan Bautista Castellanos Martin
Juan Antonio Garcia Andres
Jose Montes Gila
Luis Hortelano Garcia
Manuel Jodar Cabrera
Jose Maria Sanchez Garcia
Gregorio Caño Garcia
Ignacio Barangua Arbues
Jose Martin-Posadillo Muñiz
Conrada Muñoz Herrera
Luis Reina Mesonero
Carmen Tagle Gonzalez
Jose Antonio Cardosa Morales
Juan Pedro Gonzalez Manzano
Jose Angel Alvarez Suarez
Eladio Rodriguez Garcia
Ignacio Bañuelos Laso
Jose Martinez Moreno
Ignacio Perez Alvarez
Aureliano Rodriguez Arenas
Angel Jesus Mota Iglesias
Benjamin Quintano Carrero
Elena Maria Moreno Jimenez
Miguel Paredes Garcia
Virgilio Do Nascimento Afonso
Francisco Almagro Carmona
Rafael San Sebastian Flechoso
Jose Lasanta Martinez
Jose Luis Hervas Mañas
Ignacio Urrutia Bilbao
Jose Manuel Alba Morales
Luis Alberto Sanchez Garcia
Carlos Arberas Arroyo
Jose Francisco Hernandez Herrera
Daniel Lopez Tizon
Ramon Diaz Garcia
Juan Jose Escudero Ruiz
Juan Gomez Salazar
Eduardo Hidalgo Carzo
Miguel Marcos Martinez
Francisco Perez Perez
Vicente Lopez Jimenez
Luis Alfredo Achurra Cianca
Luis Garcia Lozano
Isidro Jimenez Dual
Francisco Diaz De Cerio Gomez
Jose Edmundo Casañ Perez-Serrano
Luis Arago Guillen
Manuel Echevarria Echevarria
Jose Manuel Cruz Martin
Maria Del Coro Villamudria Sanchez
Francisco Robles Fuentes
Francisco Alvarez Gomez
Juan Chincoa Ales
Francisco Cipriano Diaz Sanchez
Maudilia Duque Duran
Ramon Mayo Garcia
Ana Cristina Porras Lopez
Pilar Quesada Araque
Nuria Ribo Parera
Rosa Maria Rosa Muñoz
Vanesa Ruiz Lara
Juan Salas Piris
Enrique Aguilar Prieto
Raul Suarez Fernandez
Valentin Martin Sanchez
Andres Muñoz Perez
Ricardo Couso Rios
Donato Calzado Garcia
Raimundo Perez Crespo
Manuel Perez Ortega
Jesus Sanchez Lozano
Luis Claraco Lopez
Pedro Dominguez Perez
Jose Luis Jimenez Barrero
Carlos Perez Dacosta
Francisco Gil Mondoza
Alfonso Menchaca Lejona
Francisco Cebrian Cabezas
Jose Luis Jimenez Vargas
Victor Puertas Viera
Francisco Carballar Muñoz
Eduardo Sobrino Gonzalez
Juan Carlos Trujilo Garcia
Fabio Moreno Asla
Pedro Carbonero Fernandez
Jose Javier Urritegui Aramburu
Francisco Javier Delgado Gonzalez-Navarro
Jose Angel Garrido Martinez
Arturo Anguera Valles
Jose Ansean Castro
Manuel Broseta Pont
Virgilio Mas Navarro
Juan Antonio Querol Queralt
Francisco Carrillo Garcia
Ramon Carlos Navia Refojo
Juan Antonio Nuñez Sanchez
Antonio Ricote Castillo
Emilio Tejedor Fuentes
Angel Garcia Rabadan
Eutimio Gomez Gomez
Antonio Ricondo Somoza
Julia Rios Rioz
Jose San Martin Breton
Enrique Martinez Hernandez
Antonio Jose Martos Martinez
Juan Jose Carrasco Guerrero
Aquilino Joaquin Vasco Alvarez
Juan Manuel Helices Patino
Jose Manuel Fernandez Lozano
Juan Manuel Martinez Gil
Antonio Heredero Gil
Ricardo Gonzalez Colino
Jose Luis Luengos Martinez
Miguel Miranda Puertas
Jose Antonio Santamaria Vaqueriza
Jose Ramon Dominguez Burillo
Emilio Castillo Lopez De La Franca
Angel Maria Gonzalez Sabino
Javier Baro Diaz De Figueroa
Manuel Calvo Alonso
Jose Alberto Carretero Sogel
Fidel Davila Garijo
Domingo Olivo Esparza
Pedro Robles Lopez
Juan Romero Alvarez
Juvenal Villafañe Garcia
Dionisio Herrero Albiñana
Jose Antonio Goicoechea Asla
Leopoldo Garcia Campos
Fernando Jimenez Pascual
Vicente Beti Montesinos
Jose Benigno Villalobos Blanco
Miguel Peralta Utrera
Juan Jose Hernandez Rovira
Jose Manuel Olarte Urreizti
Cesar Garcia Contonente
Joaquin Martin Moya
Francisco Veguillas Elices
Jose Santana Ramos
Alfonso Morcillo Calero
Rafael Leyva Loro
Gregorio Ordoñez Fenollar
Mariano De Juan Santamaria
Margarita Gonzalez Mansilla
Eduardo Lopez Moreno
Enrique Nieto Viyella
Jesus Rebollo Garcia
Manuel Carrasco Almansa
Santiago Esteban Junquer
Jose Ramon Intriago Esteban
Florentino Lopez Del Castillo
Felix Ramos Bailon
Martin Rosa Valera
Josefina Corresa Huerta
Luciano Cortizo Alonso
Fernando Mugica Herzog
Francisco Tomas Y Valiente
Ramon Doral Trabadelo
Miguel Angel Ayllon Diaz-Gonzalez
Isidro Usabiaga Esnaola
Jesus Agustin Cuesta Abril
Eugenio Olaciregui Borda
Rafael Martinez Emperador
Domingo Puente Marin
Francisco Arratibel Fuentes
Modesto Rico Pasarin
Francisco Javier Gomez Elosegui
Luis Andres Samperio Sañudo
Jose Manuel Garcia Fernandez
Miguel Angel Blanco Garrido
Daniel Villar Encisco
Jose Maria Aguirre Larraona
Jose Luis Caso Cortines
Jose Ignacio Iruretagoyena Larrañaga
Ascensión Garcia Ortiz
Alberto Jimenez-Becerril Barrio
Tomas Caballero Pastor
Alfonso Parada Ulloa
Manuel Francisco Zamarreño Villoria
Pedro Antonio Blanco Garcia
Fernando Buesa Blanco
Jorge Diez Elorza
Jose Luis Lopez De Lacalle
Jesus Pedrosa Urquiza
Jose Maria Martin Carpena
Juan Maria Jauregui Apalategui
Jose Maria Corta Uranga
Francisco Casanova Vicente
Irene Fernandez Perera
Jose Angel De Jesus Encinas
Manuel Indiano Azaustre
Jose Luis Ruiz Casado
Luis Portero Garcia
Antonio Emilio Muñoz Cariñanos
Maximo Casado Carrera
Jesus Escudero Garcia
Armando Medina Sanchez
Jose Francisco Querol Lombardero
Jesus Sanchez Martinez
Ernest Lluch Martin
Francisco Cano Consuegra
Juan Miguel Gervilla Valladolid
Ramon Diaz Garcia
Josu Leonet Azkune
Jose Angel Santos Laranga
Ignacio Totorika Vega
Santos Santamaria Avendaño
Froilan Elespe Inciarte
Manuel Gimenez Abad
Santiago Oleaga Elejabarrieta
Justo Oreja Pedraza
Luis Ortiz De La Rosa
Jose Javier Mugica Astibia
Mikel María Uribe Aurkia
Jose Maria Lidon Corbi
Ana Isabel Arostegui Legarreta
Javier Mijangos Martinez De Bujo
Juan Priede Perez
Cecilio Gallego Alaminos
Silvia Martinez Santiago
Juan Carlos Beiro Montes
Antonio Molina Martin
Jose Luis Juan Pagazaurtundua Ruiz
Bonifacio Martín Hernando
Julián Embid Luna

¿QUÉ HAY QUE NEGOCIAR? NI OLVIDO, NI PERDÓN

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL PP CEDE A LA EXIGENCIA IZQUIERDISTA DE REVANCHA HISTÓRICA

EL PP CEDE A LA EXIGENCIA IZQUIERDISTA DE REVANCHA HISTÓRICA

Mientras, el PSOE no duda en elevar a la condición de héroes a individuos de dudosa trayectoria democrática, como Indalecio Prieto, cuando no a conocidos genocidas estalinistas como Carrillo.

El presidente popular de la Diputación alavesa, Ramón Rabanera, reivindicó el lunes la memoria de su antecesor durante la II República, Teodoro Olarte, fusilado al inicio de la Guerra Civil. Rabanera, uno de los dirigentes del PP vasco con mayor peso institucional, condenó el asesinato de Olarte "por defender la legalidad constitucional". El homenaje al ex presidente republicano, fusilado el 18 de septiembre de 1936, quedará marcado con una placa que Rabanera descubrió en la sede de la Diputación alavesa, una de cuyas salas llevará el nombre de Olarte. Además, el Gobierno foral publicó en la prensa local una esquela en su memoria y en la de "otros alaveses defensores de la legalidad constitucional".

Nunca jamás hemos visto un solo homenaje organizado por el PP en honor de alguna de las personas asesinadas por el Frente Popular durante la guerra civil. Y miren que hay miles de religiosos mártires, docenas de intelectuales e incluso políticos que nada tuvieron que ver con el alzamiento y que simplemente fueron eliminados por su ideología, pese a su prestigio personal. Desde el Obispo de Teruel, el padre Polanco, al octogenario político liberal Melquíades Álvarez pasando por Muñoz Seca o Maeztu.

Pero mientras el PSOE no duda en elevar a la condición de héroes a individuos de dudosa trayectoria democrática, como Indalecio Prieto, cuando no a conocidos genocidas estalinistas como Carrillo, o reivindica la trayectoria violenta del maquis o de las Brigadas Internacionales, una derecha acomplejada y cobardona ni siquiera es capaz de unir en un homenaje a las victimas de uno y otro bando para dar ejemplo de reconciliación nacional. En eso hasta Bono ha tenido más redaños, al unir un republicano y un falangista en un desfile de las fuerzas armadas. Pero según parece eso en España solo lo puede hacer alguien de izquierdas, el qué dirán se lo impide a una derecha oficial que paradójicamente según dice defiende principios.

Minuto Digital

EL PSOE QUIERE REMATAR LA OBRA DE LOS ASESINOS DE LA GUERRA CIVIL

EL PSOE QUIERE REMATAR LA OBRA DE LOS ASESINOS DE LA GUERRA CIVIL

Las milicias rojas, integradas por militantes frente populistas, se encargaron de eliminarles físicamente en 1936. Ahora el PSOE quiere completar el genocidio que perpetraron sus antecesores eliminando su memoria de las calles de Madrid y de la conciencia colectiva.

La izquierda quiere borrar cualquier referencia directa o indirecta que recuerde, aunque sea remotamente, a la época de Franco de las calles de Madrid. La guadaña socialista quiere cambiar el nombre a, nada más y nada menos, que 360 calles. Cual brigada del amanecer, los concejales socialistas madrileños ha elaborado una lista de “indeseables” a eliminar. Al PSOE no solo le molestan nombres como General Yague, sino que calles dedicadas a Pedro Muñoz Seca, Ramiro de Maeztu, Calvo Sotelo o los Mártires de Paracuellos, también han de ser suprimidas para evitar el recuerdo de los asesinatos cometidos por ellos mismos.

Precisamente la misma ley de Memoria Histórica -aún sin entrar en vigor- que invocan los socialistas para decir que "Madrid es una ciudad moderna que no puede seguir recordando en sus calles la infamia de una Guerra Civil provocada por unos golpistas", establece que su finalidad es “rendir honrosa memoria” a las víctimas de esa guerra civil.

Victimas como Calvo Sotelo, asesinado por los guardaespaldas del líder del PSOE Indalencio Prieto. Victimas como Muñoz Seca, asesinado por sus obras satíricas y humorísticas contra la II República, Maeztu, intelectual que, al igual que Lorca, no fue tolerado por un bando. O las miles de personas que yacen en las fosas comunes de Paracuellos, cuya vida fue segada por pensar de forma diferente a los que se habían hecho dueños de la II República. Personas como José Antonio Primo de Rivera, también victima del odio fratricida de la guerra civil. Todos ellos, aunque no lo estableciese la Ley de memoria histórica, víctimas dignas de homenaje y recuerdo a los que es justo se dedique el nombre de una calle.

Sin embargo los socialistas, no contentos con haberles matado hace 80 años, ahora quieren volver a asesinar su memoria, eliminándoles de la historia y del recuerdo de los madrileños. Nunca un país debería estar en manos de gentes en las que el odio y el rencor anidan de tal manera en sus negras almas.

Minuto Digital

LLUVIA DE MILLONES PARA LA REVANCHA HISTÓRICA

LLUVIA DE MILLONES PARA LA REVANCHA HISTÓRICA

Y como el que parte y reparte se lleva la mejor parte, son muchas las asociaciones vinculadas al PSOE que se han llevado una sustancial tajada: La Fundación ramón Rubial 56.013 euros, la Fundación Largo Caballero, 136.670 euros o al asociación Cultural pablo Iglesias 22.109 euros, entre las descaradamente vinculadas al PSOE:

Listado Nº1: http://www.minutodigital.com/noticias2/proyectos.htm

Listado Nº2: http://www.minutodigital.com/noticias2/proyectos2.htm

 

Cerca de 3 millones y medio de euros, unos 580 millones de las antiguas pesetas, han ido a parar a asociaciones dedicadas a la recuperación de la memoria histórica del bando republicano. Meritos preferentes para llevarse el dinero: tratarse de asociaciones vinculadas al PSOE, PCE, Izquierda Republicana o ERC, es decir al viejo Frente Popular, o estar controladas por individuos de clara ideología pro-marxista. Ni una sola de las subvenciones ha ido a parar a alguna asociación que no sea de clara inspiración izquierdista. Ni el más mínimo atisbo de imparcialidad o neutralidad, al menos si quiera para disimular. Tras la lluvia de millones no es de extrañar que proliferen como setas venenosas las obras y actos de manipulación y propaganda, que con el dinero de todos los españoles, se dedican a difundir una visión sectaria, rencorosa y falsa de la guerra civil. Por supuesto ni un solo euro para recordar a las víctimas del bando nacional.

Pero lo que es peor es que ninguna de las actividades sufragadas con dinero público se dedica al fomento de la reconciliación nacional. Todas las actividades subvencionadas consisten en subrayar la condición de víctimas inocentes de aquellos que militaban en el bando republicano y el consiguiente papel de verdugos de aquellos que pertenecían al bando nacional, omitiendo cualquier referencia a las atrocidades cometidas por aquellos cuya memoria quieren hoy lavar.

Y como el que parte y reparte se lleva la mejor parte, son muchas las asociaciones vinculadas al PSOE que se han llevado una sustancial tajada: La Fundación ramón Rubial 56.013 euros, la Fundación Largo Caballero, 136.670 euros o al asociación Cultural pablo Iglesias 22.109 euros, entre las descaradamente vinculadas al PSOE. La Asociación de Mujeres Gitanas ROMI, cercana al PSOE consigue 50.000 euros, no sabemos a cuento de qué. Por cierto Largo Caballero, el Lenin español, fue un firme partidario de la revolución e implantación de la dictadura del proletariado.

Y es que muchas de las agraciadas asociaciones, defienden la memoria de personajes o colectivos de marcado carácter antidemocratico y totalitario. Los comunistas se han llevado una buena tajada, por ejemplo la fundación Domingo Malagón con 161.177 euros. El tal Malagón fue un convencido stalinista miliciano del 5º Regimiento, todo un ejemplo de democracia y libertad. Igual que la Asociación Amigos de la Brigadas Internacionales, voluntarios organizados por la KOMINTERN, o internacional comunista dependiente de Moscú, cuyos ideales democráticos fueron tan sinceros como los de la Legión Cóndor. Se llevan 60.000 euros. También defienden ideales muy democráticos la Fundación Rey del Corral de Investigaciones Marxistas (42.163 euros) o la Fundación de Investigaciones Marxistas (152.000 euros). Sí a pares se apuntan al reparto, suponemos que su objetividad es igualita que a la Asociación Cultural Instituto Obrero de Valencia que con el trabajo “Victimas por querer mejorar su país” se embolsa 40.000 euros. Para terminar Amical Mauthaussen, aquella cuyo presidente, Enric Marco, era un farsante que nunca jamás piso un campo de concentración, también se lleva una tajadilla del pastel, 28.000 euros. Toda una garantía de seriedad y rigor histórico.

Minuto Digital

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres