Blogia
LA OTRA MEMORIA

Actualidad

ORACIÓN POR LOS ASESINADOS EN PARACUELLOS DEL JARAMA

ORACIÓN POR LOS ASESINADOS EN PARACUELLOS DEL JARAMA

 70 ANIVERSARIO

EN MEMORIA DE LOS MILES DE ESPAÑOLES ASESINADOS EN PARACUELLOS DEL JARAMA, SIENDO EL MÁXIMO RESPONSABLE EL GENOCIDA SANTIAGO CARRILLO SOLARES, EL CUÁL SIGUE EN LIBERTAD POR LAS TIERRAS DE ESPAÑA, GRACIAS A LA INOPERANTE JUSTICIA QUE PADECEMOS.

Señor, Dios de los Ejércitos, cuya mano da a los hombres la vida o la muerte, en la victoria o en la derrota.

Acuérdate, Señor, de los que, defendiendo Tu fe, cayeron envueltos con Tu nombre en los campos del honor.

Señor, Dios de los Cielos, esencia de amor y de paz, acuérdate de quienes en la lucha por el triunfo de Tu amor entre los humanos, dejaron sus cuerpos rotos en el camino del martirio, ofreciendo sus vidas con serenidad y resignación.

Señor, Dios de Justicia, principio y fin de todas las cosas, acuérdate de quienes imitaron el sacrificio de Tu Hijo, muerto en la Cruz, por la redención del mundo, ofrendando el sagrado tributo de su juventud generosa, para hacer mejores a los que quedemos.

Señor, Tú que sabes lo efímero de esta vida, bendice los sueños de los que cayeron. Ten en Tu divina presencia a los que tanto te amaron, amando tanto a la Humanidad. Guíalos por Tu Reino para que desde los luceros inspiren nuestros actos y Tu nombre sea bendecido y alabado por los siglos de los siglos. Así sea.

† † † † † †

La Hermandad de Nuestra Señora de los Caídos de Paracuellos de Jarama, suplica una oración por sus Caídos del Camposanto de los Mártires de Paracuellos.

 Por los que abrieron el arca santa de la tradición y sembraron la doctrina inmaculada con el sacrificio de sus vidas.

Por los que empaparon con su sangre el suelo bendito de la Patria, dejándonos la más preciada herencia de su Fe Católica.

Por todos los ‘granos de mostaza’ que fueron inmolados en la tierra de Paracuellos de Jarama en 1936, por Cristo y por España.

 

¡CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA!

 

¡¡PRESENTES!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

YO FUI ROJO

YO FUI ROJO

 

Desde que descubrí su web en mi ansia de conocer y conocer y en el empeño en que me puse un día en encontrar gentes y webs que pensaran igual o casi igual que yo sobre la invasión de inmigrantes y las iniciativas que se estaban realizando, la visito frecuentemente en las secciones favoritas como son Vox y Noticias sobre inmigración, aparte de haberla recomendado a gente que no sabia de su existencia.

Aunque parezca mentira, yo provengo (aunque hace 18 años que deje la militancia activa) de lo que se denomina 'extrema-izquierda'; SI!: yo pertenecí en los años 80 a un partido radical, con ideas revolucionarias, lo clásico: pocos votos, mucho voluntarismo, y por supuesto perseguidos aun siendo 'legales'.


Se preguntarán muchos qué hago yo ahora y qué pienso... Pues pienso lo mismo, mi sensibilidad social sigue con los de abajo, pero con los de abajo de España, con los españoles entre los que he nacido y moriré, con los que me aman y me odian, con los que trabajan cada día y con los que engrosan las listas del INEM, con los que ven como el país y todo lo conseguido por el 'estado del bienestar' ya no es para quien lo ha generado con sus impuestos sino para el primer elemento que
aparezca por la puerta, ilegal o legal.


El bochorno que me produce de unos años para acá la invasión de inmigrantes, con todo lo que en esta sección, por ejemplo, se refleja como consecuencias, no me han dejado más opción que la de abrazar la idea del nacionalismo español, alejado de patrioterismos trasnochados (respetando a los que lo sean), y siendo tan socialista, tan revolucionario como antes, pero con la idea de que no solo hay que defender a la clase trabajadora sino a la Nación como conjunto de pueblos, culturas, lenguas e historia, una argamasa que nos hace sentir algo dentro del todo... No quiero que mi país acabe siendo el próximo miembro de la Organización de Estados Africanos, ni que Europa empiece en los pirineos... Porque pienso que un país es un legado de los que antes estuvieron aquí y nos lo dejaron para que, mejorándolo y desarrollándolo, se lo entreguemos a los que vengan detrás... Pero
¿qué les vamos a dar si no paramos la inmigración ya!?, ¿Un país con los servicios sociales y sanitarios colapsados?, ¿Un país con leyes islámicas?...


La verdad es que ya no soporto a los de la 'izquierda' ni en foto... se me ponen los pelos de punta al ver cómo están completamente en otro mundo, colaborando tan contentos a la destrucción de los derechos de los trabajadores conquistados en décadas, y haciendo que la gente normal y corriente sea quien pague el pato de la inmigración , tal y como en la sección de Vox Populi puede leerse... Veo las manifestaciones de todos ellos, con sus pintas de salvajes, tatutados, piercingados, rastarizados, considerando cultura el tocar los bongos, o el hacer malabarismos con dos bolos... acompañados de sus hermanos los inmigrantes a los que están dando todo... Es que no lo soporto, por patético.

Parece mentira que se haya llegado en España a ese grado tal de degeneración por parte de la izquierda, de importarle un pimiento los trabajadores españoles y considerar que es lo mismo un español que un inmigrante, con los mismos derechos e incluso más éstos invasores, no vaya a ser que se les acuse de racistas.


Con esta carta quiero dejar bien sentado que la lucha contra la inmigración es algo que no se basa en una ideología concreta sino en el sentido común, de ver como los cimientos de nuestra casa común, España, están siendo carcomidos por gente de fuera con la ayuda de gente de dentro... sin ningún tipo de vergüenza ni reparo.


Yo que he sido perseguido por mi ideología, soy el que más apoya y respeta las demás, y lamento decir que los que hablamos contra la inmigración somos los perseguidos como si fuéramos nosotros los que robamos, matamos, extorsionamos, violamos las leyes o nos chupamos de teta que no nos corresponde...

  

Y yo que no ha mucho tiempo fui el más izquierdista de todos, y hay pruebas de ello, ahora digo que me siento más a gusto y orgulloso estando donde estoy, estando con quien estoy, viendo las webs que veo, luchando por lo que lucho, compartiendo ideas y opiniones con quien las comparto y honrado de poder decir, dentro de varias décadas, 'yo estuve allí, yo me decidí en buena hora a participar en aquella lucha por mi pueblo y mi nación, por el suelo que piso y por el bienestar de las personas de bien, trabajadores y honrados...'


Yo no he traicionado ninguna de mis antiguas ideas; sigo defendiendo a los obreros españoles, pero eso sí, de la forma en que ninguno posiblemente de mis ex-camaradas se les ha ocurrido aún, rechazando la inmigración y pensando que creo que el tan cacareado 'internacionalismo proletario' no creo que sea el trasladar a todos los muertos de hambre de un país a España para que rebajen cotas salariales, sociales, culturales, y laborales de los españoles, trabajar más por menos, en definitiva...

Son otros los que han abandonado a los currantes españoles, dejándolos desamparados ante la ingente oferta de mano de obra barata y esclava que supone la inmigración (legal e ilegal)... Yo afortunadamente nunca he fumado los porros (es más nunca he fumado tabaco) que sin duda toda esa izquierda tan solidaria lleva décadas metiéndose y posiblemente tengan el cerebro ablandado porque sigo sin comprender su actitud hacia la inmigración tan absolutamente marciana e irreal, jugando con el destino de una nación forjada en siglos, con una historia y cultura increíble, variada, rica y admirada por medio mundo, y con el futuro de los españolitos que de seguir así serán una minoría dentro de varias generaciones y estarán arrinconados en su propio país.

Alguno pensará que me 'cambié' de 'bando' por motivos económicos, que quizás ayer era comunista y ahora soy joyero, forrado de pasta y que quiero defender mi negocio... o que disfruto de las ventajas de ser funcionario de por vida, con sueldete y vida resuelta... o que estoy instalado en la opulencia, pues lamento desmoronar tal idea o sospecha porque estoy sin trabajo desde hace tiempo y
tengo dificultades para conseguirlo... por lo que no soy el clásico 'ayer rojo protestón' y hoy 'burgués acomodado en sillón azul' que se divierte escribiendo estas cosas y despotricando contra los pobrecitos inmigrantes, mientras ordena comprar o vender acciones desde su teléfono móvil...

Hace años que no voto, con mi estrenada mayoría de edad en el 82 voté al PSOE (el gran timo), luego a mi partido y la ultima vez que fui a votar fue en el año 91 creo a IU; después de eso en las urnas no se me ha vuelto a ver el pelo ni se me verá... sino es para votar a un partido nacional que esté claramente contra la inmigración... Aquí en Cáceres no se presentó nadie así a las regionales /municipales por lo que me quedé con las ganas... Pero deseo fervientemente que surja la alternativa viable a este desastre que se nos avecina... Me ha alegrado mucho el éxito de Plataforma Por Cataluña porque posiblemente es el inicio del camino... Todos unidos, sin peleas de niños, para conseguir restablecer la dignidad y los derechos de los ciudadanos / as Españoles / as. No solo es electoral la lucha contra la inmigración, pero sí necesaria. O rectifican (si es que ya la cosa tiene solución) o se encontrarán dentro de unos años con algo que no les va a gustar nada... que en otros países ya se dieron cuenta del peligro y en España, aunque lo tenemos más difícil por la ausencia de libertad de expresión, poco a poco iremos conquistando terreno.
  

Gonzalo Rogelio M. - Cáceres

 

EL PP CEDE A LA EXIGENCIA IZQUIERDISTA DE REVANCHA HISTÓRICA

EL PP CEDE A LA EXIGENCIA IZQUIERDISTA DE REVANCHA HISTÓRICA

Mientras, el PSOE no duda en elevar a la condición de héroes a individuos de dudosa trayectoria democrática, como Indalecio Prieto, cuando no a conocidos genocidas estalinistas como Carrillo.

El presidente popular de la Diputación alavesa, Ramón Rabanera, reivindicó el lunes la memoria de su antecesor durante la II República, Teodoro Olarte, fusilado al inicio de la Guerra Civil. Rabanera, uno de los dirigentes del PP vasco con mayor peso institucional, condenó el asesinato de Olarte "por defender la legalidad constitucional". El homenaje al ex presidente republicano, fusilado el 18 de septiembre de 1936, quedará marcado con una placa que Rabanera descubrió en la sede de la Diputación alavesa, una de cuyas salas llevará el nombre de Olarte. Además, el Gobierno foral publicó en la prensa local una esquela en su memoria y en la de "otros alaveses defensores de la legalidad constitucional".

Nunca jamás hemos visto un solo homenaje organizado por el PP en honor de alguna de las personas asesinadas por el Frente Popular durante la guerra civil. Y miren que hay miles de religiosos mártires, docenas de intelectuales e incluso políticos que nada tuvieron que ver con el alzamiento y que simplemente fueron eliminados por su ideología, pese a su prestigio personal. Desde el Obispo de Teruel, el padre Polanco, al octogenario político liberal Melquíades Álvarez pasando por Muñoz Seca o Maeztu.

Pero mientras el PSOE no duda en elevar a la condición de héroes a individuos de dudosa trayectoria democrática, como Indalecio Prieto, cuando no a conocidos genocidas estalinistas como Carrillo, o reivindica la trayectoria violenta del maquis o de las Brigadas Internacionales, una derecha acomplejada y cobardona ni siquiera es capaz de unir en un homenaje a las victimas de uno y otro bando para dar ejemplo de reconciliación nacional. En eso hasta Bono ha tenido más redaños, al unir un republicano y un falangista en un desfile de las fuerzas armadas. Pero según parece eso en España solo lo puede hacer alguien de izquierdas, el qué dirán se lo impide a una derecha oficial que paradójicamente según dice defiende principios.

Minuto Digital

EL PSOE QUIERE REMATAR LA OBRA DE LOS ASESINOS DE LA GUERRA CIVIL

EL PSOE QUIERE REMATAR LA OBRA DE LOS ASESINOS DE LA GUERRA CIVIL

Las milicias rojas, integradas por militantes frente populistas, se encargaron de eliminarles físicamente en 1936. Ahora el PSOE quiere completar el genocidio que perpetraron sus antecesores eliminando su memoria de las calles de Madrid y de la conciencia colectiva.

La izquierda quiere borrar cualquier referencia directa o indirecta que recuerde, aunque sea remotamente, a la época de Franco de las calles de Madrid. La guadaña socialista quiere cambiar el nombre a, nada más y nada menos, que 360 calles. Cual brigada del amanecer, los concejales socialistas madrileños ha elaborado una lista de “indeseables” a eliminar. Al PSOE no solo le molestan nombres como General Yague, sino que calles dedicadas a Pedro Muñoz Seca, Ramiro de Maeztu, Calvo Sotelo o los Mártires de Paracuellos, también han de ser suprimidas para evitar el recuerdo de los asesinatos cometidos por ellos mismos.

Precisamente la misma ley de Memoria Histórica -aún sin entrar en vigor- que invocan los socialistas para decir que "Madrid es una ciudad moderna que no puede seguir recordando en sus calles la infamia de una Guerra Civil provocada por unos golpistas", establece que su finalidad es “rendir honrosa memoria” a las víctimas de esa guerra civil.

Victimas como Calvo Sotelo, asesinado por los guardaespaldas del líder del PSOE Indalencio Prieto. Victimas como Muñoz Seca, asesinado por sus obras satíricas y humorísticas contra la II República, Maeztu, intelectual que, al igual que Lorca, no fue tolerado por un bando. O las miles de personas que yacen en las fosas comunes de Paracuellos, cuya vida fue segada por pensar de forma diferente a los que se habían hecho dueños de la II República. Personas como José Antonio Primo de Rivera, también victima del odio fratricida de la guerra civil. Todos ellos, aunque no lo estableciese la Ley de memoria histórica, víctimas dignas de homenaje y recuerdo a los que es justo se dedique el nombre de una calle.

Sin embargo los socialistas, no contentos con haberles matado hace 80 años, ahora quieren volver a asesinar su memoria, eliminándoles de la historia y del recuerdo de los madrileños. Nunca un país debería estar en manos de gentes en las que el odio y el rencor anidan de tal manera en sus negras almas.

Minuto Digital

LLUVIA DE MILLONES PARA LA REVANCHA HISTÓRICA

LLUVIA DE MILLONES PARA LA REVANCHA HISTÓRICA

Y como el que parte y reparte se lleva la mejor parte, son muchas las asociaciones vinculadas al PSOE que se han llevado una sustancial tajada: La Fundación ramón Rubial 56.013 euros, la Fundación Largo Caballero, 136.670 euros o al asociación Cultural pablo Iglesias 22.109 euros, entre las descaradamente vinculadas al PSOE:

Listado Nº1: http://www.minutodigital.com/noticias2/proyectos.htm

Listado Nº2: http://www.minutodigital.com/noticias2/proyectos2.htm

 

Cerca de 3 millones y medio de euros, unos 580 millones de las antiguas pesetas, han ido a parar a asociaciones dedicadas a la recuperación de la memoria histórica del bando republicano. Meritos preferentes para llevarse el dinero: tratarse de asociaciones vinculadas al PSOE, PCE, Izquierda Republicana o ERC, es decir al viejo Frente Popular, o estar controladas por individuos de clara ideología pro-marxista. Ni una sola de las subvenciones ha ido a parar a alguna asociación que no sea de clara inspiración izquierdista. Ni el más mínimo atisbo de imparcialidad o neutralidad, al menos si quiera para disimular. Tras la lluvia de millones no es de extrañar que proliferen como setas venenosas las obras y actos de manipulación y propaganda, que con el dinero de todos los españoles, se dedican a difundir una visión sectaria, rencorosa y falsa de la guerra civil. Por supuesto ni un solo euro para recordar a las víctimas del bando nacional.

Pero lo que es peor es que ninguna de las actividades sufragadas con dinero público se dedica al fomento de la reconciliación nacional. Todas las actividades subvencionadas consisten en subrayar la condición de víctimas inocentes de aquellos que militaban en el bando republicano y el consiguiente papel de verdugos de aquellos que pertenecían al bando nacional, omitiendo cualquier referencia a las atrocidades cometidas por aquellos cuya memoria quieren hoy lavar.

Y como el que parte y reparte se lleva la mejor parte, son muchas las asociaciones vinculadas al PSOE que se han llevado una sustancial tajada: La Fundación ramón Rubial 56.013 euros, la Fundación Largo Caballero, 136.670 euros o al asociación Cultural pablo Iglesias 22.109 euros, entre las descaradamente vinculadas al PSOE. La Asociación de Mujeres Gitanas ROMI, cercana al PSOE consigue 50.000 euros, no sabemos a cuento de qué. Por cierto Largo Caballero, el Lenin español, fue un firme partidario de la revolución e implantación de la dictadura del proletariado.

Y es que muchas de las agraciadas asociaciones, defienden la memoria de personajes o colectivos de marcado carácter antidemocratico y totalitario. Los comunistas se han llevado una buena tajada, por ejemplo la fundación Domingo Malagón con 161.177 euros. El tal Malagón fue un convencido stalinista miliciano del 5º Regimiento, todo un ejemplo de democracia y libertad. Igual que la Asociación Amigos de la Brigadas Internacionales, voluntarios organizados por la KOMINTERN, o internacional comunista dependiente de Moscú, cuyos ideales democráticos fueron tan sinceros como los de la Legión Cóndor. Se llevan 60.000 euros. También defienden ideales muy democráticos la Fundación Rey del Corral de Investigaciones Marxistas (42.163 euros) o la Fundación de Investigaciones Marxistas (152.000 euros). Sí a pares se apuntan al reparto, suponemos que su objetividad es igualita que a la Asociación Cultural Instituto Obrero de Valencia que con el trabajo “Victimas por querer mejorar su país” se embolsa 40.000 euros. Para terminar Amical Mauthaussen, aquella cuyo presidente, Enric Marco, era un farsante que nunca jamás piso un campo de concentración, también se lleva una tajadilla del pastel, 28.000 euros. Toda una garantía de seriedad y rigor histórico.

Minuto Digital

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Por qué ganó Franco?

¿Por qué ganó Franco?

Por Pío Moa

César Vidal continúa, con su gran sentido de la oportunidad, publicando libros que son otros tantos mazazos sobre las versiones de la Guerra Civil, cada vez más degradadas desde el punto de vista historiográfico, que venían imponiéndose desde la izquierda y con abundante aporte de fondos públicos. Imponiéndose con insolencia que hoy, cuando su quiebra comienza a hacerse evidente, nos parece increíble.
La cuestión de por qué ganó Franco la guerra venía siendo despachada por esa historiografía de tres al cuarto con referencias a la intervención alemana e italiana y a la "traición" de las democracias a la España "republicana", otra democracia perfectamente legítima, si hemos de dar crédito a tales historietas. Como político o militar, Franco no pasaría de ser un tiranuelo inepto y muy poco inteligente (aunque "astuto", con "astucia aldeana", etcétera), con lo cual los ilustrados republicanos habrían sido vencidos por una especie de idiota.
Salvo por algunas críticas contradictorias a la URSS, esta explicación recuperaba la más simplona de las propagandas puestas en marcha por la Comintern para consumo de las masas, y pretendía elevarla al rango de memoria consolidada y definitiva de la guerra… a pesar de que incluso en los años 30-40 los comunistas realizaban análisis bastante menos estúpidos, para su propia ilustración.
En años próximos estaremos en condiciones de valorar hasta qué punto decayó en los últimos veinte años la historiografía española, contaminada por la necedad y el sectarismo progresistas, que, entre otras hazañas, logró casi arrumbar de la universidad a autores muy superiores pero, a juicio de estas izquierdas, algo "reaccionarios", tales como los hermanos Salas Larrazábal, Bolloten, Martínez Bande o Ricardo de la Cierva. Afortunadamente, esa lamentable época está tocando a su fin.
El libro de Vidal empieza con un acierto clave, al encuadrar la guerra de España dentro de las guerras civiles causadas por los avances revolucionarios en Europa y en Méjico durante el primer tercio del siglo XX. Esto tiene la máxima importancia a la hora de enfocar de forma inteligible la guerra de España, que no tuvo nada que ver con un enfrentamiento entre democracia y fascismo, como viene pretendiendo una historiografía tan descaminada como políticamente interesada. Fue una pugna entre revolución y contrarrevolución, la más importante y sangrienta de la época si exceptuamos la guerra civil que siguió en Rusia a la toma del poder por Lenin.
Este enfoque nos permite eludir las mil contradicciones y el continuo forzamiento de los datos a que obliga la versión hasta hace poco predominante. Pues, ¿cómo podía una democracia componerse de comunistas, socialistas y anarquistas fundamentalmente, además de los racistas del PNV y los nacionalistas catalanes promotores de la guerra civil en 1934, o de unas izquierdas republicanas que nunca aceptaron unas elecciones adversas? ¿Cómo podían los supuestos demócratas practicar una política de exterminio contra la Iglesia que recuerda, si bien en proporciones menores, a la practicada por los nazis contra los judíos? ¿Y el pueblo? ¿No estaba la mitad del pueblo, por lo menos, del lado de sus "opresores fascistas"? ¿Y cómo lograron éstos ayudas de las democracias tan sustanciales como el petróleo de Usa (de una compañía useña)? Y así sucesivamente. Al final todo queda como una conspiración de traidores a la "república" española, tan modélica, según nos cuenta un buen número de intelectuales ignorantes o malintencionados que, "con orgullo, con modestia y con gratitud", la reivindican en un manifiesto reciente.
Las cosas quedan incomparablemente más claras con el enfoque de este libro. La democracia, en efecto, no jugó ningún papel en la guerra, porque el proyecto de una república de democracia liberal había sido hecho trizas en los años anteriores. La habían hecho trizas, precisamente, aquellas izquierdas que, tuteladas al final por Stalin, se presentaban en la guerra como republicanas y democráticas. A partir de ahí, la lucha se jugaba entre una salida totalitaria-revolucionaria y una dictadura autoritaria.
La cuestión de por qué ganó la segunda tiene interés, porque, en un principio y durante bastante tiempo, lo lógico habría sido su aplastamiento, dada la desproporción de fuerzas. Incluso cuando, contra toda expectativa, las escasas columnas de Franco llegaban a Madrid y estaban a punto de ganar la guerra en sólo cuatro o cinco meses, la situación no estuvo lejos de invertirse dramáticamente, con una derrota completa de los nacionales. Hasta entonces las aportaciones exteriores habían sido de escasa enjundia, pero ese fue el momento en que la intervención soviética se volvió masiva, dando pie a una intervención germano-italiana también masiva y a la sustitución de las columnas irregulares por la movilización general y la formación de grandes ejércitos, con sus brigadas, divisiones y cuerpos de ejército, empleo de masas considerables de aviones y carros, etc.
Vidal estudia las sucesivas campañas, ofensivas y contraofensivas hasta el final hundimiento del Frente Popular en medio de una guerra civil entre sus propias fuerzas, y examina las explicaciones que los vencidos dieron entonces de su derrota, algo más inteligentes que las simplezas con que hoy nos obsequian tantos historiadores. Tienen especial interés las observaciones de Prieto sobre las causas de la pérdida de la región cantábrica, a finales de 1937, que determinó el cambio definitivo en el cariz de la guerra, al pasar a Franco la superioridad material. Prieto insistía sobre todo en las rivalidades entre partidos, la actitud del PNV (y eso que no conocía en toda su amplitud la traición de éste), la insuficiente represión de retaguardia, el desprestigio del mando militar por los políticos, etc.
El análisis puede aplicarse al conjunto de la contienda, y, en realidad, todas esas causas podrían reducirse a la primera: el Frente Popular no había conseguido la unidad política y militar, la unidad de mando que sus contrarios sí habían alcanzado en los primeros meses de guerra, y por ello gran parte de su potencia se dispersaba en pugnas y sabotajes internos, y en la dificultad para aplicar los planes de forma disciplinada. Ello no significa que su conducción de la guerra fuese un continuo desastre: lograron formar un ejército potente y lanzar ofensivas bien diseñadas y muy peligrosas, gracias, sobre todo, a la creciente hegemonía comunista. Porque los comunistas fueron los únicos que tenían una verdadera estrategia general, política y militar, y, auxiliados por el común temor al enemigo, sometieron a sus aliados, a menudo con métodos terroristas, a una considerable unidad de acción, nunca suficiente, empero.
El general Rojo hizo también algunas precisiones acertadas en noviembre de 1938, aunque partiendo de un optimismo absolutamente desbocado sobre sus posibilidades de ganar la guerra a esas alturas. La cuestión básica era la "unidad absoluta en lo político y en la dirección de la guerra", de la cual derivarían la "disciplina absoluta" en el frente y la retaguardia, los abastecimientos, una reorganización militar y "social", y la importación de armamentos. Si todo aquello no era posible –y no lo era, salvo bajo la dictadura plena y desembozada de los comunistas–, Rojo propugnaba pedir la paz, con cuatro puntos, incluyendo la "entrega de las personas responsables".
Especial interés tiene su punto tercero: "Evacuación de la masa responsable para evitación de represalias". Se refería probablemente a los miles o decenas de miles de personas implicadas en el terror contra las derechas, y a las cuales pensaban los nacionales ajustar cuentas muy estrechas. Como es sabido, los dirigentes del Frente Popular se desentendieron por completo de esta elemental medida de protección de los suyos, a quienes dejaron completamente a merced de los nacionales. Sólo se preocuparon de asegurar su propia fuga y exilio, asegurado éste con inmensos tesoros expoliados al patrimonio artístico e histórico nacional y a particulares, incluyendo los bienes depositados por las familias pobres en los montes de piedad.
Esto no es una apreciación demagógica en modo alguno, sino un resumen preciso de los hechos. Con razón alude Vidal a la corrupción como uno de los factores de la derrota "republicana".
Como resume Vidal, las causas de la victoria franquista están muy lejos de las seudoexplicaciones propagandísticas tan en boga hasta hace poco. Consistieron básicamente en la unidad de mando; en el mucho mejor empleo de la ayuda extranjera, pagada además en condiciones mucho mejores que la del Frente Popular y sin el componente de corrupción que tuvo éste; en su mejor utilización de la baza diplomática; y en el factor moral y religioso, muy movilizador entre grandes masas de la población. Además, Franco, por estas cosas y otras, demostró ser un militar brillante, capaz de superar la situación casi desesperada del principio y de transformar las ofensivas enemigas en contraofensivas demoledoras. A menudo se le ha comparado, en contra suya, con Napoleón. No fue un Napoleón, en efecto, pero no debe olvidarse que Franco ganó su guerra, mientras que Napoleón terminó perdiendo las suyas.
Creo, en suma, que el libro de Vidal es una pésima noticia para los promotores de la falsificación de la historia, tanto como lo es buena para la historiografía seria, que, ya iba siendo hora, está desplazando por fin a las simplezas propagandísticas predominantes durante tanto tiempo.
Libertad Digital

REVANCHA HISTÓRICA

REVANCHA HISTÓRICA

Ninguna sociedad sana precisa de leyes que interpreten la historia a gusto del gobernante de turno. Y ninguna necesidad había 70 años después de la guerra civil y 30 del advenimiento de la democracia en España de una norma que nos venga a decir por decreto qué bando era el bueno y cual el malo. De ello, por otro lado, ya se han ocupado los medios de propaganda de la progresía, día sí día también, durante estos últimos 30 años. Al parecer sin todo el éxito que hubieran deseado, -por algo será- cuando tienen que acudir a la fuerza del BOE para imponer su punto de vista.

La cuestión es que cuando ya hay dos generaciones por medio de aquellos tristes sucesos, el PSOE se saca de la maga una ley inspirada por la ultraizquierda que vuelve a dividir a los españoles en dos bandos y quiere un imposible y enfermizo ajuste de cuentas con unos hechos históricos de los que no fuimos protagonistas las generaciones actuales. Una ley instigada por gentuza totalitaria que parece que la única lección que han extraído de la guerra civil se reduce a que debieron haberla ganado entonces y por ello hoy deben borrar de la historia a quienes les vencieron. Porque no debemos olvidar que los partidos que hoy más claman por esa ley revanchista son partidos que en los años 30 eran profundamente antidemocraticos, como el PCE, cuyo comportamiento durante la guerra civil se basó única y exclusivamente en aniquilar a todo aquel que no pensase como ellos. Característica que por lo que se ve aún conservan en su ideario, en lo que debería hacernos reflexionar sobre su autentica conversión a la democracia.

Y es que en esta ley se basa en la sed de revancha y en el odio de unos fanáticos radicales de izquierda y nada en la idea de reconciliación y perdón. Una ley que nos viene a decir que la mitad de los españoles, los de derechas por supuesto, fueron muy malos y la otra mitad, la de izquierdas son los buenos. Una ley canallesca que pretende dividir a los españoles en demócratas y fascistas, oprimidos y explotadores o ricos y pobres, en un insulto a la inteligencia y, lo que es más grave, en un atentado contra la convivencia nacional.

Porque tras el machacón mensaje de buenos y malos se olvida la verdadera realidad histórica. Una realidad que pasa por el hecho de que en ambos bandos militaban gentes que lucharon honestamente por lo que consideraban una España mejor y más prospera para todos, y que también en ambos bandos se cometieron tremendas injusticias. Todo lo demás es basura propagandística.

Pero es esa misma basura, y no el horror de una guerra fraticida, lo que ha movido al ejecutivo a reabrir heridas del pasado en vez de instar a cerrar definitivamente una página negra de la historia de España, de la que la izquierda se debería sentir tan avergonzada, sino más, que la derecha por su comportamiento.

Pero la izquierda ha elegido babear su sectarismo sobre la sociedad con una ley discriminatoria, que además recorta inconstitucionalmente las libertades públicas al impedir el libre ejercicio del derecho de reunión o manifestación en un espacio público como el Valle de los Caídos por pura arbitrariedad ideológica.

Bien señores de la izquierda, ustedes sabrán lo que siembran. Pero la misma mitad de España que no se resignaba a morir en 1936, tampoco se resigna hoy a comulgar con sus ruedas de moler la historia.

Minuto Digital

PROYECTO DE LEY DE LA MEMORIA HISTÓRICA.

PROYECTO DE LEY DE LA MEMORIA HISTÓRICA.

(Libertad Digital)

El Gobierno permitirá abrir tumbas, retirará símbolos y convertirá el Valle de los Caídos en "Memorial de la Libertad".
El Gobierno regulará la exhumación de huesos humanos de la Guerra Civil, incrementará las ayudas a las víctimas, impulsará la retirada de "símbolos franquistas" y convertirá el Valle de Los Caídos en un "Memorial de la Libertad". Son algunas de las medidas previstas en el proyecto de Ley de la Memoria Histórica, que el Gobierno aprobará este mes, según ha adelantado El Periódico de Cataluña, citando fuentes de La Moncloa . Sin embargo, el proyecto legislativo no revoca los Consejos de Guerra y los juicios del franquismo. El Gobierno, guiado por expertos y hasta por el Fiscal del Estado, ha comprendido que sería un disparate jurídico "altamente contraproducente" satisfacer esta promesa que Zapatero hizo a Maragall y a ERC.
El proyecto de Ley de la Memoria Histórica se dará a conocer por el Gobierno en los próximos días, coincidiendo con el 70 aniversario del alzamiento contra la II República liderado por el general Franco. Según El Periódico de Cataluña, el texto legal ya está listo e incluirá medidas como la retirada de los "símbolos franquistas", la exhumación de cadáveres, la "sistematización y mejora" de las ayudas económicas a las víctimas de la Guerra y la transformación del Valle de los Caídos en un "Memorial de la Libertad".
El proyecto responde a una promesa de Zapatero a Maragall, que, poco tiempo después de la llegada de aquél a La Moncloa, le pidió una "restitución pública de la honorabilidad" de Luis Companys, incluida la anulación de su Consejo de Guerra.
El Gobierno ya pregonó en marzo de 2005 una primera regulación de las ayudas a los conocidos como "niños de la Guerra". Menos de un año después, en enero de 2006, los beneficiarios de estas pensiones denunciaron que habían dejado de cobrarlas a los pocos meses de que el Gobierno socialista las presentase a la Prensa. "El Gobierno español no cumple sus promesas", dijo entonces Juan Rodríguez Ania, apodado Ania El Ruso, ovetense de 77 años, que ironizó con la posibilidad de que, a su edad, "las pensiones, al final, lleguen al cielo".
El Gobierno ha dado marcha atrás, sin embargo, en la promesa de Zapatero de reabrir las causas judiciales del franquismo y anular sus sentencias. Fue una petición de Maragall al presidente, nada más llegar éste a La Moncloa. El catalán y sus socios de la ERC buscaban la "restitución pública de la honorabilidad" de Companys, según explica El Periódico, "incluida la anulación de su consejo de guerra". El mismo diario señala que Maragall le recordó a Zapatero esta promesa el pasado 22 de junio.
El presidente ha presumido este mismo sábado, en Baleares, de "cumplir siempre con la palabra dada, hasta las últimas consecuencias".
El consejo de expertos juristas, entre otros, del Fiscal General del Estado, ha hecho desistir a Zapatero de una iniciativa jurídicamente inviable y políticamente aparejada a consecuencias imprevisibles. El Periódico resume un dictamen encargado por Conde-Pumpido a Fernando Herrero-Tejedor, fiscal de la Sala Militar del Supremo, que consideró "altamente contraproducente" la revisión de los consejos de guerra, y argumentó que con ello se reabrirán las heridas, "totalmente cicatrizadas", de la Guerra Civil.
ERC no lo respaldará
La reacción de ERC al proyecto adelantado por El Periódico no se ha hecho esperar. El portavoz de los independentistas, Joan Tardá, aseguró este sábado que "nunca daremos apoyo si no anula todas las causas sumarísimas del franquismo, especialmente la del presidente Lluís Companys, que fue fusilado por ser presidente de la Generalitat".
El portavoz de ERC recordó al gobierno de Zapatero que esta ley era uno de los compromisos de la legislatura y aseguró que después de dos años "no permitiremos más retrasos y ni mucho menos un reconocimiento aguado de las víctimas del franquismo".
Tardà además advirtió que si el gobierno del PSOE no modifica el proyecto de ley, pedirá a los cargos electos catalanes que no acudan al acto previsto por Zapatero para presentar el proyecto de ley en Catalunya.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres